Prepárate para los primeros rayos de sol

EXFOLIACIÓN E HIDRATACIÓN PARA UN BRONCEADO BONITO Y DURADERO 

La piel se renueva en ciclos de 28 días. En invierno, debido a la ropa que usamos y a que la piel no está expuesta al sol, esta renovación se ralentiza y se acumula una capa más profunda de células queratinizadas (o muertas). Maria Padilla, experta en Cosmetología y Estética y propietaria de los centros Maria Padilla, nos da una serie de consejos sobre cómo preparar la piel para los primeros rayos de sol y lucir un bronceado perfecto este verano.

 1. Exfoliación para librarse de las células queratinizadas (o muertas)

El bronceado será más uniforme y duradero si se broncean c
élulas nuevas y no células muertas. Además, librarse de células queratinizadas evitará que aparezcan manchas en la piel y el manto hidrolipídico quedará totalmente compacto.

A través de un peeling eliminaremos células queratinizadas. Maria Padilla propone el
Alfa Hidroxiácido de Bottega di Lungavita, un peeling enzimático a base de enzimas frutales. También recomienda la exfoliación mecánica a base de huesos frutales con micropartículas. Este tipo de peeling se realiza en los centros Maria Padilla con semillas de flor de loto.

2. Elegir un factor de protección adecuado

Según el tipo de piel, aplicaremos un factor de protección u otro. Es recomendable usar como mínimo factor 15. En casos de pieles blancas, pieles manchadas o pieles con cicatrices, conviene emplear protectores de pantalla total.

3. Incluir en nuestra rutina productos con Vitamina C

La Vitamina C es uno de los mejores antioxidantes y activo muy saludable para la piel. Aplicando productos que la contengan, como algunos sérums, ayudaremos a nuestra piel a neutralizar la acción de los radicales libres y a prevenir las agresiones solares y el fotoenvejecimiento.

4. Usar protección solar de forma gradual

Debemos proteger la piel tanto a diario como cuando vamos a tomar el sol. En momentos de mayor exposición, deberemos incidir más en esta protección. Un tip de Maria Padilla es aplicar la protección de manera gradual, de más a menos, conforme avanza el verano.

5. Aplicar correctamente la protección

Solo nos protegeremos debidamente del sol si aplicamos correctamente el protector solar. Aplicaremos la protección (de forma generosa y uniforme) media hora antes de tomar el sol y la volveremos a aplicar cada 2 horas, así como después de bañarnos o sudar.

6. Controlar las exposiciones

No se recomienda tomar el sol más de 15 minutos durante las primeras exposiciones. Este tiempo podrá ir aumentando progresivamente a medida que pasen los días y nuestra piel esté más preparada para recibir mayores dosis de sol. Conviene evitar tomar el sol entre las 12:00 y las 16:00 h y no es recomendable hacerlo durante más de 2 horas seguidas.

7. Hidratarse

Una buena hidratación nos permitirá mantener la salud de la piel. Además, nuestro bronceado será más duradero y bonito si la piel está hidratada. Maria Padilla sugiere usar Aftersun y geles de baño que ayuden a mantener la hidratación de la piel.

8. Usar una crema facial apropiada

La crema facial que utilicemos en verano debe ir acorde a las características de esta estación.  Las épocas de más sol requieren tratamientos que prevengan manchas o eviten el fotoenvejecimiento.

9. Cuidar la alimentación

La piel estará más preparada para los rayos de sol si incorporamos alimentos ricos en vitaminas y antioxidantes a nuestra dieta. Además, los alimentos ricos en betacarotenos, como las zanahorias, los tomates o los albaricoques, estimularán la síntesis de melanina.

10. Secar la piel después del agua

Debemos secar nuestra piel después de bañarnos para evitar que se produzcan infecciones y que aparezcan hongos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.